La vida moderna nos ha alejado mucho de los pequeños placeres de la vida. Un paseo tranquilo, reencontrar el contacto con la naturaleza y con los animales que – no hace tanto tiempo- formaban parte del día a día de la vida del campo.
En esta experiencia os proponemos una salida tranquila pero llena de buenos momentos a lomo de un caballo. Recorriendo algunos de los valles más bonitos del país y disfrutando del paisaje desde un punto de vista muy distinto del habitual.
Al finalizar el recorrido, os ponemos la mesa para que podáis brindar y compartir las anécdotas de una jornada apta para toda la familia.