A veces hay que tomar una cierta distancia de las cosas. Por eso te proponemos que lo mires de lejos. Desde un helicóptero, concretamente.
Así podrás disfrutar de una vista privilegiada de los parajes más bellos y salvajes del país.
Y como las alturas abren el apetito, lo tendremos todo listo a tu aterrizaje para concluir con una buena comida una gran experiencia de vuelo