Los peques también tienen su espacio en EPIC

Ya han terminado las clases. Libros y deberes desaparecen para dar la bienvenida al verano.

Ya se vislumbran las vacaciones y una especie de picor nos hace estar más inquietos que nunca. A nosotros, y a los peques. Tenéis planes para este verano?

No siempre es fácil salir de vacaciones con los niños. Pero hay un par de consideraciones básicas y algunas propuestas que facilitan el éxito de la aventura.

Para empezar, hay que prever qué actividad se quiere hacer y si en este plan tienen cabida sus preferencias. Adaptar los horarios, no hacer actividades que requieran de mucha concentración en el tiempo, espacios abiertos y espíritu aventurero son buenas pautas para no morir en el intento.

Nosotros os queremos hacer hoy una propuesta. Para hacer en familia, o incluso con otras familias con niños. De este modo, os garantizamos un rato de ocio compartido y muchas posibilidades de diversión para los pequeños.

En función de la edad podemos organizar actividades de aventura, descubrimiento o travesías de montaña.

Por ejemplo, si queréis que vuestra salida tenga un punto educativo- sin que se note- os proponemos que cojáis a la familia y os plantéis en el Valle de Incles desde donde os tenemos preparada una excursión que recordareis durante mucho tiempo.

Lo tenemos todo praparado para ofreceros una emoción genuina en un ambiente lleno de detalles diseñado para optimizar vuestro confort y bienestar.

Ponéos en situación: Nos encontramos a 1.800 metros de altura

A pesar de su belleza natural, el Valle de Incles a menudo pasa desapercibido por los turistas que circulan entre Soldeu y el Tarter. De origen glaciar, como denota su forma en U, se ha conservado bastante salvaje, y cada primavera los colores estallan entre las muy diversas flores de los prados, entre las que reina la Grandalla, (parecida al narciso) flor típica de Andorra y de los parajes alpinos.

Durante el verano, el Valle de Incles se transforma en un paraíso para los sentidos por su riqueza de flora y fauna.

Configurada por prados, pastos y ciénagas, destaca especialmente la vegetación que se encuentra en el fondo del valle, con extensos prados de siega donde predominan las gramíneas, con flores tan espectaculares como la flor de cuco.

Las especies de vegetación más signficativas son el abeto, el pino negro, el serbal y la árnica, entre otros. En cuanto a la fauna es muy probable que podáis ver volar algún buitre común, la huella de un jabalí, el corzo, y con un poco de suerte, al mítico urogallo.

También podréis disfrutar del río de Incles que, en términos ecológicos, es rico en especies autóctonas como la trucha y la rana roja.

Entre otras propuestas, la ubicación nos permite descubrir el lago de Juclar, que se encuentra en el noreste de Andorra, en la parroquia de Canillo, rodeado por el pico del Siscaró y el pico de Escobes. Este estanque mide 21,3 hectáreas, lo que lo convierte en el más grande de Andorra. Otros picos destacados de la zona, son el Pico de la Serrera (2.905m.) O el Pico de Casamanya (2.735m.), Uno de los más emblemáticos de Andorra.

Todo ello, lo acompañamos con una buena gastronomía típica de montaña, deliciosa para todos los paladares. Y si así lo queréis, podéis quedaros a pasar la noche en una borda típica de montaña, con toda la aventura que supone para los pequeños, y todas las comodidades que esperáis los mayores. ¿Qué? Os animáis?

Consultad nuestras propuestas y encontraremos la experiencia que buscáis.